agosto 16, 2022

Las noticias que tienes que ver

Portada » No voy a endeudar más a SLP, aplicaré austeridad: Reséndiz Lara

No voy a endeudar más a SLP, aplicaré austeridad: Reséndiz Lara

En reunión con sus colaboradores, la precandidata a la gubernatura por Morena y líder sindical, Francisca Reséndiz Lara propugnó por un programa de austeridad en el gobierno estatal, pues acusó que los últimos tres gobernadores han endeudado excesivamente el estado, o reestructurado créditos en condiciones lesivas a las finanzas estatales, lo que ha reducido la capacidad para realizar obras y programas que mejoren la calidad de vida de la población de zonas marginadas del estado.

Dijo que así, «con dinero que no es de uno y malgastarlo, pues qué fácil es así gobernar», acusó.

Explicó que aún se desconoce el destino de los 1,500 millones de pesos que se asignó el exgobernador, Marcelo de los Santos Fraga, quién dejo la deuda pública y pasivos en 16 mil 267 millones pesos, que Fernando Toranzo Fernández aumentó en seis mil millones de pesos, sin que se sepa en qué, y afirmó que Juan Manuel Carreras López siguió la misma tónica de “endeudar por endeudar”, e intentó contratar un préstamo de 700 millones de pesos, sin éxito, así como diversas reestructuras de débitos en los tres períodos de gobiernos estatales, que no han sido positivas.

«Me dicen que no tengo experiencia, porque no he sido presidenta municipal, o diputada, pero veo que los que llegan de gobernadores, todos endeudan al Estado, ¿esa es la experiencia que se necesita?”, se preguntó ante un centenar de seguidores, al señalar que tiene capacidad para gobernar la entidad sin recurrir a préstamos, mediante un programa de austeridad, para hacer más, con menos, pues afirmó que conoce la administración estatal dentro, por su labor sindical.

Añadió que de llegar al gobierno estatal, buscará esquemas financieros más factibles y favorables para el pago de la deuda pública total estatal “heredada”, sin lesionar a los más pobres, y afirmó que como acción inmediata reducirá los altos sueldos que aún reciben los funcionarios estatales, desaparecería los bonos y apoyos que siguen percibiendo, a fin de que los ahorros se destinen a obras y programas contra la marginación, así como para becas destinadas a estudiantes talentosos.